Skip to content

La Vida en Cristo

by en 14 septiembre, 2009

San Nicolás Cabasilas

Icono de San Nicolás Cabasilas

“Como suele ocurrir entre los hombres, que cuando el amor es desbordante y más intenso, saca de sí mismo al amante, así a Dios el amor a los hombres le sacó de sí mismo; porque no se contentó con llamar hacia El al esclavo que amaba, sino que desciende El mismo en su busca, el Rico viene a la choza del pobre, y acercándose a él, le declara su pasión y reclama lo mismo en retorno; y, rechazado, no se retira; ultrajado, no se irrita; despedido, se sienta a la puerta.

Nada deja de hacer para mostrar su amor; soporta los sufrimientos que se le infligen hasta la muerte (…) Lo más inaudito de todo es que no se contentó con soportar los peores sufrimientos y las heridas hasta la muerte, sino que, resucitado, después de haber rescatado su cuerpo de la corrupción, conserva en él sus llagas y sus cicatrices. Y con ellas es como aparece ante los ángeles, las considera como su atavío y se regocija mostrando qué tremendos sufrimientos ha aguantado.

Del cuerpo ha abandonado todo lo demás, porque su cuerpo es espiritual, ingrávido y sutil, exento de toda afección corporal; pero sus cicatrices no las ha rechazado en absoluto, no ha borrado sus llagas.  Al contrario, ha querido conservarlas a causa de su amor al hombre, porque con ellas ha podido encontrar al que estaba perdido, y con esas heridas ha conquistado al que amaba (…)

¿Qué amor podría igualarse con ese? ¿Qué objeto ha sido amado por el hombre hasta ese extremo? ¿Qué madre ha sido tan tierna, o qué padre ha sido tan afectuoso? O ¿quién concibió nunca por la belleza un amor tan loco que, en nombre de ese amor, venga a ser herido por aquel mismo al que ama, y no sólo lo soporta, no sólo conserva su amor al ingrato,sino que coloca sus heridas por encima de todo?”

La vida en Cristo

Nicolás Cabasilas



Nicolás Cabasilas fue un teólogo

griego del siglo XIV que sucedió

a su tío, también Nicolás

Cabasilas, en 1360 como Arzobispo de la

Archidiócesis de Tesalónica. Su tío había

apoyado a la iglesia griega en su disputa

contra la latina, publicando obras

como Sobre las causas de la discordia eclesiástica

y Sobre la autoridad del Papa. Nuestro

autor, sin embargo, se decantó más

decididamente por la mística, dejándonos

encendidos textos de amor a Dios y

a Cristo. Entre sus obras se cuentan la

Compendiosa interpretatio in divinum

officium, el Tratado litúrgico sobre la misa,

la Doctrina mística, uno de sus escritos

más conocidos, y De vita in Christo, del

que extractamos el texto anterior.

Fuente:

Hermandad del Calvario

Anuncios

From → Apuntes

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: